La retención del talento, una asignatura pendiente

“Transformando personas, equipos, talento y cultura” es el lema del I Foro Nueva Administración que se ha llevado a cabo en el Centro de Arte de Alcobendas. Cerca de 300 expertos del sector público se han reunido para aprender, reflexionar y compartir experiencias en cuanto al sector público se refiere.

Tras llevar a cabo los agradecimientos oportunos, Luis Miguel Torres, Concejal de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Alcobendas, aseguró que toda la gestión de las administraciones públicas debe tener el epicentro en las personas. Ya no se trata solo de los antiguos usuarios sino que cobran especial relevancia los trabajadores. “No somos capaces de retener el talento que tenemos en nuestras organizaciones”, aseguró. Alcobendas se ha convertido en referente en cuanto a la innovación en la gestión al servicio al ciudadano. “A día de hoy todos los ratios y encuestas de satisfacción que se han hecho en la ciudad tienen muy buenos resultados lo que supone un puntito más a la hora de seguir mejorando en la gestión”.

Por su parte, Carles Ramió, Universidad Pompeu Fabra, habló sobre la actual gestión de recursos humanos dentro del sector público. “Un cuello de botella administrativo que nos impide avanzar”. Un repaso por el escenario actual llevó al ponente a pararse en el inevitable relevo generacional que ve “más como una oportunidad que como una amenaza”.  En este punto, aseguró que la administración actual tiene dos retos:  por un lado, hacer frente a la digitalización, la inteligencia artificial y la robótica y, por otra, la renovación generacional ante el envejecimiento.

Por su parte, Víctor Lapuente, Profesor de la Universidad de Gotemburgo, dio su visión sobre la administración vista desde fuera. Comparándola con el resto de países de la Unión Europea, la administración española, y en especial las pertenecientes a las CC.AA. puntúan significativamente por debajo. Lapuente apuesta por una clara despolitización en la estructura directiva de las administraciones junto a la desburocratización de las mismas. En su opinión, “cuanto más despolitizada esta la administración, mejores resultados se obtienen en cualquier dimensión (menos corrupción, despilfarro…).

Fracasamos en la retención del talento

Por su parte, Alberto Palomar, profesor de derecho administrativo, calificó la gestión de lo público como una “oportunidad inigualable”. “Donde fracasamos es en la retención del talento”, aseguró.

José María Sánchez Bursón, director del IAAP, moderó la mesa de debate formada tanto como por el propio Alberto Palomar como por Inmaculada Sánchez Ramos, Agencia Digital de la Comunidad de Madrid. Debate que partió de la idea de volver a traer el talento a las administraciones públicas y el cambio que se debe llevar a cabo para que sea posible.

Para Inmaculada Sánchez Ramos la solución para por copiar el modelo del sector privado que hace que los talentos se vayan a ese sector. “Parece que lo público y lo privado tienen que ser como el aceite y el agua y no estoy de acuerdo”. De hecho, sería bueno que el sector público contase con empleados provenientes de sector privado y viceversa”.

Alberto Palomar, apuesta por un replanteamiento de los procesos selectivos. “No podemos reclutar mano de obra como si fuera talento”.

Desembarco en el FNA

La sorpresa del día llegó de la mano de Ana Báez, Sara Hernández Ibabe, Begoña Ballvé y Patricia Alonso, que bajo la banda sonora del Piratas del Caribe, abordaron el escenario del Centro de Arte para animar a todos los asistentes al auditorio a innovar. No tardó en interrumpir la puesta en escena de las chicas de Ágora e Innovación On Tour, Roberto Magro, del Ayuntamiento de Alcobendas, que llevando la contraria a las entusiastas bucaneras defendió a capa y espada una administración tradicional.

Una vez conocidas las rutas piratas de Ágora e IOT, Andreu Agustí centró su ponencia en el plan estratégico de recursos humanos del Ayuntamiento de Alcobendas. “Tenemos una serie de costes que, a veces, dificultan la gestión de nuestra propia plantilla” pero no por ello hay que dejar de intentarlo.

Por su parte, Joana Miñarro, Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès, presentó la evaluación del desempeño como una herramienta clave en la modernización de las administraciones. Un proyecto que nació en 2006 y que contó con un grupo de trabajo formado por perfiles de todo tipo del ayuntamiento (desde peones hasta políticos). Precisamente fue este grupo de trabajo el que generó la forma en que deberían elaborarse las competencias en cada puesto de trabajo. “El objetivo de este proyecto era cohesionar a los equipos e incentivarles hacia una mejora continua”. Pero ¿cómo motivamos? ¿es cierto que la evaluación del desempeño motiva al personal?

“Humanos en la administración” acerca la inteligencia emocional a las AA.PP.

Iñigo Saénz de Urtubi y Miguel Ángel Pérez Laguna trataron la inteligencia emocional en una doble sesión de lo más espectacular.

En la siguiente mesa, moderada por Borja Colón, Diputación de Castellón, se abordó el tema del empleado público ante la transformación digital. Sobre la necesidad o no de establecer un “salario emocional” para retener el talento habló Colón quien además afirmó que “el empleado público no tiene que temer el futuro. Debe tener una mirada abierta y una mente innovadora”. Además debe alejarse de la rutina, del día a día rodeado de expedientes.

Para Luis Rodríguez, Savia, en todas las organizaciones hay dos tipos de empleados: los que participan en la transformación y a los que se les impone. El objetivo es “hacer partícipes a los segundos”, aseguró.

Con todo, podemos decir que no solo hay talento en la empresa privada. En opinión de Valentín Gómez, Mollet del Vallés, “las organizaciones públicas atesoran mucho talento por descubrir”. Sin embargo, es necesario generar espacios que permitan identificar estos talentos y que puedan fluir. “Los cambios se avecinan pero hay que ser capaces de gestionar el cambio de cultura”, aseguró.

Precisamente de este cambio habló Mario Alguacil, Ayuntamiento de Sant Cugat. “Es importante que asumanos que hay un cambio pero no tengo claro que ese cambio se esté produciendo”. Ya metido en materia, Alguacil habló de la necesidad de mapear las administraciones para ver la situación de los recursos humanos y, a la par que crear puestos de trabajo, identifiquemos aquellos que ya no sirven. “Es importante que la organización vea liderazgo en ese cambio”. Es la metagobernanza, dijo haciendo alusión a otras sesiones de la mañana.

En esta mesa de debate sobre las nuevas formas de trabajo e innovación, Jesús Martínez, Generalitat de Catalunya, habló de trabajo colaborativo mientras que Jordi Tort, Ayuntamiento de Gavà, hizo alusión a los nativos digitales. “Hemos intentando avanzar en este tema porque hay que adaptarse a lo que la gente hace hoy”, aseguró. De ahí, el ayuntamiento 24/7. “Sin embargo, no es fácil aprender el sistema y hay gente que prefiere ir personalmente”. Pese a esto, no tiene sentido que las administraciones no estén preparadas para relacionarse de esta forma con la ciudadanía.

Esta mesa de debate, moderada por Antonio Díaz Méndez, Ayuntamiento de Madrid, también contó con la presencia de Rosalía Herrera Yuste, Ayuntamiento de Ermua, que habló sobre la dirección pública. “Si los políticos quieren llevar a cabo su plan de gobierno necesitan de nuestros perfiles”, aseguró.

Cinco proyectos en formato Pechakucha pusieron el broche final a la primera jornada del FNA (Tr@nsforMAT del Ayuntamiento de Mataró; Más comunicación, más IGME del Instituto Geológico y Minero de España; Carpeta del Concejal/a del Ayuntamiento de Viladecavalls; La Lonja de Talento del Ayuntamiento de Madrid y Gestión del Conocimiento Intergeneracional de la EFIAP).